jueves, 18 de diciembre de 2008

Suicidas

en respuesta,



El pasillo es camino
del que teme
encontrarse con sus ojos
abiertos
secos
de venas rotas
de pupilas al cielo
de misericordia tardía
de rabia
de tristeza rancia

El suelo es descanso
de la enfermedad
del recuerdo
del amnésico
a escondidas
se conoce el peso del pesar
de sus mentiras
llenas de trampas
guardadas
que duermen cobardes


Tiesa
La vida
desde el pasillo
al suelo
con las venas
en alto
frías
de rabia
el peso
que impide al alma
es la culpa
que tiesa
el cuerpo

Siempre
es una palabra
que repetida
siempre
enferma
como un espejo
de reflejo cobarde
de diversas razones
de trampas
de siempre

Suicidas de pasillo
cobarde
valiente
enfermos
de contradicciones
de marcas
de secretos
y mentiras
rabiosas

Ese es el codo
que clavaste en mi ojo
solo
esta noche
es tieso
una daga de piedra
pálida
cortés en el pasillo
declara la muerte
a los que quiero
a los tuyos
a los que llenaste
de rabia
y a los que no
alimentaste
de ti

Somos todos enfermos
suicidas
esa es una pregunta
que toca
música fúnebre
repugnante

La diferencia
está
en la precaución
del culpable
que se encierra
tras la puerta
que se sabe
solo
sin exhibicionismo
de pasillo
descarado

Muere el suicida
con sus ganas
de morir
o
de matarse

4 comentarios:

Laly dijo...

soy nueva en esto del blog, pero me encanta el tuyo y me meto bastante seguido. te dejo un beso y feliz año nuevo!

galadiakonova dijo...

Y deja entonces de ser suicida,
para mí, serlo, es la constate auto amenaza

Verónica Ruiz del Vizo dijo...

Laly,

Gracias por pasearte por mi blog. ¡Feliz Año!
Ya visito el tuyo.

Besos.

----

Galadiakonova,

No siempre se trata de mí.

Es imposible ser suicida cuando se quiere inmensamente a nuestros hijos. Y yo tengo una, que me hace querer vivir sólo para ella.
Besos.

galadiakonova dijo...

Imposible que seas tú la suicida!
Lo sé...

Yo tampoco,
amo el amor.

Aún no conozco el de los hijos,
pero sé que cuando lo tenga
no va a sobrar ni faltar nada,
nunca más.